Trofeos clásicos: Manos limpias, de Dishonored

El sigilo es un género nicho. Al igual que el terror, no tiene el atractivo universal de los juegos de disparos en primera persona o los de plataformas. Hay muchos más jugadores que buscan evadirse o un reto a través de combates en línea, o puzles, que jugadores que disfrutan con juegos en los que deben ocultarse entre la ropa sucia durante varios minutos.

Sin embargo, ese puñado de jugadores es muy entregado. Entrar en un juego como Splinter Cell: Blacklist, o el más reciente (y absolutamente soberbio) Hitman, requiere paciencia, sincronización y algo más que un poco de suerte si los jugadores quieren probar los placeres basados en el sigilo que estos juegos pueden llegar a ofrecer.

Si los jugadores meten la pata y llaman la atención, los juegos de sigilo modernos suelen ofrecerles varias opciones; pueden armar jaleo y pelear o pueden escapar, recuperarse e intentarlo de nuevo. Pero los desarrolladores saben que a su público le encanta la satisfacción de superar un nivel procediendo como fantasmas; entrar sigilosamente, cumplir el objetivo y salir sin dejar ni rastro de que alguna vez hayan estado allí.

El concepto tras el trofeo ‘Manos limpias’…

La saga Dishonored recompensa el compromiso con el sigilo más que la mayoría. Además de ofrecer trofeos por superar niveles sin ser detectado, Arkane Studios creó en ambos juegos un trofeo llamado ‘Manos limpias‘. Los jugadores lo obtienen si logran superar el juego sin matar a ningún PNJ. Dado que el protagonista es un asesino armado con algunas de las herramientas para matar más divertidas de los videojuegos, Manos limpias casi parece ilógico.

Dishonored

“Las mecánicas de sigilo siempre son una parte [de Dishonored]”, afirma Dinga Bakaba, diseñador jefe de Arkane Studios. “Parte de la idea detrás de Manos limpias fue, ‘si puedo atravesar el mapa sin ser detectado y sin matar a nadie, ¿por qué no puedo usar esta mecánica a lo largo de todo el juego?”

“Si esta opción está disponible [en una parte de un nivel], ¿por qué debería estar disponible en otra parte?”

La idea tras el trofeo Manos limpias estaba dirigida a quitar las limitaciones sobre lo que es posible y lo que no en los juegos de Dishonored. Aunque Dishonored está considerada una franquicia de sigilo, cualquiera que lo haya jugado sabe que es una mezcla de mecánicas de juego de disparos en primera persona. Los jugadores pueden decidir hacerse notar y acabar con todos los PNJ que se encuentren (obviamente, esto aumenta la calificación de Caos en el juego) o pueden decidir ser totalmente silenciosos e intentar superar cada nivel pasando desapercibidos (incluso intentar obtener el trofeo Manos limpias, si quieren). Hay infinidad de formas intermedias de jugar.

… y los destinos peores que la muerte que trajo a los PNJ del juego

Manos limpias pretendía premiar a aquellos jugadores comprometidos con una cierta forma de hacer las cosas: silenciosa, no letal y, sobre todo, paciente. Dado que las misiones de los dos juegos de Dishonored se centran en eliminar objetivos, a los que el jugador debe asesinar, la decisión de incluir este trofeo trajo varios quebraderos de cabeza en lo que se refiere al desarrollo.

“Al principio pensamos en incluir este estilo de juego como un huevo de Pascua, haciéndolo muy enigmático y oculto”, afirma Bakaba. “Pero en cierto punto, nuestro probadores empezaron a notar el potencial [de terminar el juego sin matar a ningún PNJ] y expresaron su interés”.

“Así que pensamos: ‘¿Por qué no? Veamos hasta dónde podemos llevarlo. Veamos si podemos mantener este estímulo durante todo el juego’. De modo que empezamos a pensar en formas de que el jugador pudiera librarse de sus objetivos de forma indirecta”.

“Algunas de ellas son peor que la muerte”, comenta sonriendo. “Algunas son realmente aterradoras”.

Bakaba no bromea. En el primer Dishonored, los jugadores tenían la opción de matar a una miembro de la alta sociedad en una fiesta de disfraces, o drogarla y dejar que un pretendiente obsesionado con ella se la llevase a un sitio “donde no volverá a ser vista”. ¿Qué es más humano? A los ojos de un jugador que quiere obtener el trofeo Manos limpias, probablemente la última opción.

“Era nuestra forma de no permitir que los jugadores se considerasen superiores moralmente”, afirma Bakaba. “Sí, claro, no estás matando a nadie realmente, pero eso no significa que, al final, no te estés manchando las manos”.

“No queríamos que los jugadores pudieran escoger una opción y todo fuera: ‘Vale, ahora todos son felices’. No hay buenos en Dishonored. Las sombras van del gris al muy negro. No hay blancos”.

Manos limpias es un trofeo raro, en el sentido de que solo una minoría muy pequeña de los jugadores de la franquicia se ha molestado en obtenerlo. Según Bakaba, solo el 6 % de los jugadores lo ha desbloqueado. Hace falta tiempo, paciencia y, sobre todo, compromiso. Si un PNJ muere en una partida que ha durado más de 12 horas, todo se echa a perder, y los jugadores que intentaban conseguir este trofeo tendrán que empezar otra vez de nuevo.

“Tienes que pensar en cada movimiento que haces en el juego”, afirma Bakaba. “Y me gusta la idea de un personaje que es todopoderoso, pero aun así se contiene”.

“Es como si fueras un superhéroe con un código. No sé por qué me gusta, pero es así; la idea de que una máquina de matar intente contenerse. Es genial que un jugador pueda hacerlo”.

Consejos de Dinga Bakaba para conseguir el Trofeo

  1.       Guarda la partida a menudo (si no estás jugando en el modo Hierro, claro); y revisa tu estadística de “asesinados” en el menú de pausa si no sabes si un personaje está muerto o no.
  2.       Manos limpias no es igual que Fantasma, de modo que es compatible con un estilo de juego improvisado o de acción. Si te detectan, hay varias formas de librarte de los enemigos sin matarlos: huir hasta que las cosas se tranquilicen, dejar sin sentido en combate, derribar desde arriba o desde abajo, usar artefactos como los dardos somníferos o poderes como Hipnosis o Ralentí; usar objetos del entorno como vapor, botellas de cloroformo, dejar sin sentido a los enemigos despistados arrojándoles botellas vacías a la cabeza….
  3.       Puedes intentar concentrarte en desarrollar a tu personaje en su vertiente no letal, seleccionando las mejoras y talismanes de hueso adecuados, lo que te permitirá realizar combos devastadores y espectaculares. Por ejemplo, una versión mejorada y no letal de Paso sombrío, combinada con Dominó, puede vaciar una habitación en segundos. Colocar un Arco voltaico mejorado para disparar tres veces en la espalda de una mosca de la sangre y luego poseerla te permitirá dejar sin sentido a tus enemigos desde el aire. Algunos talismanes de hueso, como Brazos fuertes, resultan muy útiles cuando su efecto se suma al de la mejora de creación Sinergia de rasgos. Sé creativo.
  4.       Examina el entorno, lee las notas importantes y escucha las conversaciones para conocer formas alternativas de eliminar a los objetivos principales. Siempre hay un modo.
  5.       De vez en cuando, libera la tensión haciendo un guardado rápido, masacrando a un puñado de guardias y cargando de nuevo la partida. En serio, ayuda bastante (si no estás jugando en el modo Hierro, claro).

The post Trofeos clásicos: Manos limpias, de Dishonored appeared first on PlayStation.Blog en español.



from PlayStation.Blog en español http://ift.tt/2y5577B
Share on Google Plus

About Ps4 Spain For You

0 comentarios:

Publicar un comentario